ESTUDIAR EN VACACIONES

Hay cierta incertidumbre entre las familias acerca de las ventajas o desventajas de estudiar en vacaciones.

Algunas personas creen u opinan que los niños y niñas tienen que desconectar para recargar energías con vista al próximo curso. Desde luego, todos necesitamos desconectar y el verano es una época que invita al descanso y al ocio, ambos importantes para desarrollar la creatividad, las habilidades sociales o la relajación.

Sin embargo, leer un buen libro o hacer actividades de repaso, tanto del curso anterior como de aprendizajes básicos que necesiten refuerzo no tiene por qué ser una tarea estresante, se puede normalizar y convertirla en una actividad eventual de verano, asi como crear o colorear mandalas, leer revistas de entretenimiento infantil, etc. El secreto está en no convertir el estudio en una tortura.

Por supuesto que un verano sin libros ni deberes también es un verano de aprendizaje. Se aprende viajando, se aprende jugando, cocinando y organizando actividades de ocio, etc. Por lo tanto, las dos opciones son igualmente válidas, siempre y cuando, tanto una como otra se piense en favor del momento y desarrollo da cada niño o niña. Es decir, ponderando las emociones y vida social del niño y niña sobre todo el tiempo compartido en familia.

 

 

Anuncios

Cómo organizarnos para superar el SEGUNDO TRIMESTRE

Como todos los años, el segundo trimestre nos recibe después de las navidades, las cuales nos han relajado y por supuesto “desconectado de la atención y concentración de los exámenes”. Si a esto le sumamos los cambios estacionales, que traen días más largos y templados;  tenemos varios aspectos a los que adaptarnos para un trabajo constante, estratégico y concentrado.

El segundo trimestre es más corto, y en un abrir y cerrar de ojos se termina, por eso, es aconsejable planificar por adelantado los temas que se trabajarán durante el mismo y, con tiempo, empezar a leer y realizar los mapas mentales de los temas que podemos adelantar por nuestra cuenta. Dejando, de esta manera, para los últimos días (generalmente de exámenes) los aprendizajes que necesiten explicaciones y ayuda. Así, tendremos la mitad del trabajo asimilado con lo cual los días de evaluaciones sólo nos quedarán los repasos de ejercicios y simulacros de exámenes.

No debemos olvidar que para poder llevar esta tarea con eficacia es importante acompañar el trabajo académico con una buena gestión emocional.