CÓMO CRECEMOS CON LAS DIFICULTADES

 Érase una vez una hija que vivía con su padre, y siempre se estaba quejando sobre las dificultades y adversidades que se le presentaban. Estaba cansada de luchar, no sabía cómo salir adelante y quería tirar la toalla.

 

Un buen día, su padre, que era cocinero, decidió llevarla a su trabajo. Llenó tres ollas de agua y en una añadió una zanahoria, en otra añadió huevos, y en la tercera granos de café. Las puso a hervir sin mediar palabra, ante la mirada atónita de su hija que se preguntaba qué estaba haciendo.

 

Transcurrido un tiempo, apagó el fuego y sacó los ingredientes. Le preguntó a su hija qué veía, a lo que ella respondió obviamente “una zanahoria, huevos y café”. El padre le pidió que los tocara. Entonces la niña cogió las zanahorias y se dio cuenta de que estaban blandas, mientras que el huevo, al romper su cáscara lo notó duro. Finalmente tomó los granos de café que mantenían su forma y textura y los olió disfrutando de aquel aroma intenso.

 

Su padre le explicó que los tres ingredientes habían sido sometidos a la misma prueba, el agua en ebullición, y sin embargo cada uno de ellos había reaccionado de forma distinta: la zanahoria que en un principio era dura se había vuelto flácida, débil, mientras que el huevo, cuyo aspecto inicial era delicado se había endurecido. Los granos no habían variado, sino que su fortaleza había hecho cambiar el estado del agua dejándola con más sabor. Finalmente, el padre pidió a su hija que reflexionara con cuál de los tres elementos se sentía identificada frente a un problema.

 

 MORALEJA:

Ante las dificultades de la vida debes convertirte en ese grano de café que reacciona de forma positiva, que no huye de los problemas ni se deja vencer, sino que gracias a su fortaleza, valentía y coraje consigue que las cosas mejoren.

 

Anuncios

INTELIGENCIA EMOCIONAL PARA MADRES Y PADRES

 

12 HERRAMIENTAS PARA EQUILIBRAR NUESTRO ESTADO EMOCIONAL Y ENCONTRAR SOLUCIONES “SOSTENIBLES”

PRACTICAR LA CALMA Y MANTENERLA AÚN EN LAS SITUACIONES MÁS ESTRESANTES E INJUSTAS practicando respiraciones profundas, conectando con las sensaciones del cuerpo y utilizando el poder de la mirada sostenida y apacible

    1. ESCUCHAR NUESTRA VOZ Y UTILIZARLA PARA ACERCAR, EN VEZ DE ALEJAR para establecer un vínculo sano comenzar por utilizar  PALABRAS POTENCIADORAS (pero no para manipular) para reconocer las fortalezas de tu hija o hijo. En cuanto a las órdenes y reglas, siempre tienen que ser claras y precisas (solo 1 o 2 por vez) y sin retahíla. NUNCA levantar la voz para controlar (se convierte en una pérdida de energía y eficacia). Es más eficaz la voz pausada y sin subirla ni bajarla  
    2. USAR EL ESPACIO ARMONIOSAMENTE observando cómo te acercas o posicionas frente o al lado de tu hija o hijo… sin invadir su espacio, pero con seguridad, esto transmite confianza y liderazgo, aporta raíces a tu carácter y permite que la otra persona pueda confiar también en ti.
    3. PRACTICAR LA OBSERVACIÓN de diferentes aspectos de la manera de relacionarse (mías y del otro) -Palabras que utilizo habitualmente y su efecto – Emociones que provoco o que me producen las acciones de mi hijo o hija -Acciones que acercan y acciones que alejan.
    4. VISUALIZACIÓN de nuestro hijo o hija creciendo feliz y en armonía…siguiendo la ley de Pigmalión “ Si creemos que lo conseguirá, encontraremos la forma de que lo haga, y si creemos que no lo hará, también encontraremos la forma de que no lo consiga” …como decía Einstein “La imaginación es más potente que el conocimiento” y la mente sirve para adelantar el camino…
    5. ORDENAR SISTEMÁTICAMENTE saber qué lugar ocupa cada uno dentro de la familia y mantener cada uno en su sitio
    6. CONECTAR Y PASAR TIEMPO EN LA NATURALEZA en silencio, caminando por la playa, abrazando un árbol, caminando por la hierba…
    7. CREAR ANCLAJES con pinturas, mandalas, piedras
    8. EQUILIBRAR LOS ÁMBITOS PERSONALES el queso de la vida (incluir el yoga o meditación o Tai Chi)

 

  • ELABORAR UNA CUENTA DE BANCO EMOCIONAL

 

  1. ESCRIBIR UN DIARIO EMOCIONAL personal o familiar
  2. TRABAJAR CON LAS PLANTAS sembrando y cuidando y compartiendo momentos de siembra y cosecha

Cómo gestionar los bloqueos durante el estudio

Algunas veces, estamos estudiando y llega un momento en que nos bloqueamos y aunque nos esforcemos por seguir estudiando, parece imposible lograrlo.

Generalmente, esto sucede cuando nos queda poco tiempo o se nos ha acumulado el estudio de varias asignaturas. Es por ello que conviene preparar los exámenes con tiempo.

Algunos consejillos para desbloquearse son:

● Practica una relajación

● Pon atención en la respiración durante 5 minutos

● También puedes mojarte las manos desde las muñecas con agua fría mientras cuentas hasta 18

● Otra cosa es saltar y sacudir las manos

● Lo que te desbloquea muy rápido es tomarte tus manos en la espalda y moverlas de arriba hacia abajo o estirarlas hacia arriba.

Además de todo esto, RECUERDA que si colocas en tu sitio de estudio una música de concentración, un aroma a menta y tomas descansos cada 2 horas estarás previniendo los posibles bloqueos futuros

EDUCACIÓN SOSTENIBLE

Una buena parte de la confianza y la motivación en los estudios y posteriormente en los proyectos personales de nuestras hijas e hijos, es transmitida por sus educadores (madre, padre y profesorado). Principalmente en el hogar, donde se obtienen la mayor parte de las fortalezas y habilidades emocionales y sociales. Éstas son algunas pautas que padres y madres han compartido sobre su proceso de mejora tanto emocional como académica con sus hijas e hijos, cada cual a su ritmo y algunas les funciona mejor una pauta y a otros otras diferentes. Aunque, desde luego, practicarlas ha sido una experiencia enriquecedora…

1- Creer en nuestros hijos con los bueno y también con lo mejorable

2- Confiar en nosotros como madres y padres

3- Valorar a nuestros padres, eso nos ayuda a confiar también en nosotros

4- Buscar acuerdos con el profesorado

5- Acompañar con amor, valorando sus avances y fortaleciendo sus vínculos

6- Ayudarle a seguir la estrategia de trabajo y estudio que se planifica al comienzo de cada trimestre

Reflexionar:

  1. ¿Cómo es su día a día?

  2. ¿Qué aspectos están bien?

  3. ¿Qué áreas están en desequilibrio?

  4. ¿Qué acciones se toma al respecto?

  5. S.I———————————————————————O

  6. Pasos a seguir

Plan de acción general

1º LO QUE ES NECESARIO CAMBIAR

  • quejas sobre sus aspectos negativos, amenazas, gritos y castigos

  • subestimarlo, tenerle lástima o tratarlo como a una víctima

  • dejarlo frente a la play o televisión o móvil sin supervisión y más de una hora diaria

2º LOS PREMIOS MÁS EFECTIVOS “EL TIEMPO COMPARTIDO”, PRINCIPALMENTE LAS ACTIVIDADES RELACIONADAS CON LA NATURALEZA Y CREATIVIDAD

3º PRÁCTICAS DIARIAS:

  • RESPIRACIONES CONSCIENTES (AL LEVANTARSE, ANTES DE COMER, AL LLEGAR AL COLE, ANTES DE HACER LA TAREA, ANTES DE ACOSTARSE) practicarla juntos y comprobar los resultados

  • MANTENER LA RUTINA DE ESTUDIO DIARIA PARA EVITAR EVADIRSE O DISTRAERSE
  • UNA RELAJACIÓN CADA DÍA (la de inteligencia emocional, la rana, u otra de youtube)

  • COLOREAR MANDALAS JUNTOS con música clásica de fondo

4º PRÁCTICAS ADULTAS

  • Llevar un diario de familia apuntando todo lo que pasa significativo

    • Qué sucedió

    • Cómo reaccioné

    • Resultados

    • Cómo me siento al respecto

    • La próxima vez volvería a hacer de la misma manera….

    • La próxima vez cambiaría…..

MOTIVACIÓN

LA MOTIVACIÓN

Estar motivada/o es “tener muchas ganas de hacer algo”, porque uno sabe para qué servirá y cuales serán los beneficios que nos aportará esa tarea. Es encontrar los motivos por los que realizar algo nos llevará a estar mejor y a disfrutar de este proceso.

Busca los motivos que tienes para estudiar, para aprender o para mejorar tus notas y luego piensa:

*¿Qué asignatura te gusta más?

*¿En qué trabajo te imaginas en el futuro?

* Cuando sacas buenas notas ¿cómo te sientes?

*¿Cómo se sienten tus padres?

*¿Qué te imaginas haciendo de mayor?

Algunas claves de la motivación:

*Procura estar relajado y descansado

*Proponte metas que no te lleven demasiado tiempo.

*Habla con tus padres y profesores sobre las cosas que estás aprendiendo y sobre tus logros.

*Cumple todas las cosas que te propongas, aunque sea poco a poco.

*Si hay alguna actividad u objetivo que no hayas logrado, reflexiona sobre lo que ha sucedido y decide qué vas a hacer al respecto. Y sobre todo, piensa siempre que ¡SÍ PUEDES!

SÍ PUEDO

Dibuja algo que te haya costado mucho conseguir y que te lo has propuesto hasta lograrlo.

¿CUÁNTO VALES?

Un joven concurrió a un sabio en busca de ayuda.

Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar maestro? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?

El maestro, sin mirarlo, le dijo:

¡Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mis propios problemas. Quizá después… Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.

Encantado, maestro – titubeó el joven pero sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades postergadas.

Bien, -asintió el maestro- Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño de la mano izquierda y dándoselo al muchacho agregó: Toma el caballo que está allí afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo para pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Vete y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.

El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo. Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo.

En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro, así que rechazó la oferta.

Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado -más de cien personas- y abatido por su fracaso, montó su caballo y regresó.

¡Cuánto hubiese deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro! Podría habérsela entregado al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y su ayuda.

Maestro -dijo- lo siento, no es posible conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir 2 ó 3 monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.

¡Qué importante lo que dijiste, joven amigo! -contestó sonriente el maestro-. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él para saberlo?. Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuánto da por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.

El joven volvió a cabalgar. El joyero examinó el anillo a la luz del candil, lo miró con su lupa, lo pesó y luego le dijo:

Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.

¿¿¿¿58 monedas???? -exclamó el joven.

Sí, -replicó el joyero. Yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé, si la venta es urgente…

El joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.

Siéntate, dijo el maestro después de escucharlo. Tú eres como este anillo: una joya única y valiosa. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor? Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño de su mano izquierda.

Para trabajar las emociones con cuentos

A la cama, monstruos! 

Una manera divertida de afrontar y superar los miedos nocturnos donde una pequeña, junto a su gato, deciden asustar a los monstruos de su habitación para que se vayan y puedan dormir tranquilos.

Isabelle Bonameau

El intruso

Una historia de un niño que se siente cada vez más invadido por una pelota que se instala en su habitación y consigue obsesionarlo. Una reflexión sobre las dinámicas de grupo, los nuevos llegados, los cambios, el lugar que cada uno acaba ocupando en el mundo. Para reflexionar sobre el miedo a lo desconocido. Mira algunas de sus páginas aquí.

Pablo Pérez Antón

Madrechillona

Una historia donde una mamá pingüino destroza a su hijo pingüino con un terrible grito y hace que cada trozo del cuerpo del niño vuele a diferentes rincones… Pero el perdón de la madre reconstruye al niño. Una manera de evidenciar la importancia del trato a nuestros menores, para bien y para mal, de la importancia de las palabras y las emociones que generan.

Jutta Bauer

El Niño y la Bestia

Una historia de un niño y una madre que se convierte en una Bestia: triste, enorme y necesitada de cariño. Todo cambia para el niño desde entonces porque ha de ocuparse de ella para que no esté triste y de él mismo. Un libro para padres y para leer en familia donde acompañar, querer y esperar a que la herida vaya cerrando y todo vuelva a ser mejor. Un libro interesante también para evidenciar los sentimientos de los adultos tras una separación.

Marcus Sauermann


Por cuatro esquinas de nada

Es la historia de unos amigos, todos son iguales menos uno que es diferente. No ven estas diferencias hasta que un problema se interpone entre ellos. El diferente piensa en solventar su diferencia y los otros en que sea igual que ellos, pero empatizan con él y se dan cuenta que él no es el problema sino el entorno. Un tributo a la diversidad y la empatía.

Jerome Ruillier 

COMPETENCIAS EMOCIONALES

Cada una de las 5 Habilidades Prácticas de la Inteligencia Emocional, fueron a su vez subdividas, por el Dr. Daniel Goleman, en diferentes capacidades.  Estas capacidades son:

Autoconciencia: Implica reconocer los propios estados de ánimo, los recursos y las intuiciones. Las competencias emocionales que dependen de la autoconciencia son:

– Conciencia emocional: identificar las propias emociones y los efectos que pueden tener.

– Correcta autovaloración: conocer las propias fortalezas y sus limitaciones.

– Autoconfianza: un fuerte sentido del propio valor y capacidad.

Autorregulación: Se refiere a manejar los propios estados de ánimo, impulsos y recursos. Las competencias emocionales que dependen de la autorregulación son:

– Autocontrol: mantener vigiladas las emociones perturbadoras y los impulsos.

– Confiabilidad: mantener estándares adecuados de honestidad e integridad.

– Conciencia: asumir las responsabilidades del propio desempeño laboral.

– Adaptabilidad: flexibilidad en el manejo de las situaciones de cambio.

– Innovación: sentirse cómodo con la nueva información, las nuevas ideas y las nuevas situaciones.

Motivación: Se refiere a las tendencias emocionales que guían o facilitan el cumplimiento de las metas establecidas.

– Impulso de logro: esfuerzo por mejorar o alcanzar un estándar de excelencia laboral.

– Compromiso: matricularse con las metas del grupo u organización.

– Iniciativa: disponibilidad para reaccionar ante las oportunidades.

– Optimismo: persistencia en la persecución de los objetivos, a pesar de los obstáculos y retrocesos que puedan presentarse.

Empatía: Implica tener conciencia de los sentimientos, necesidades y preocupaciones de los otros.

– Comprensión de los otros: darse cuenta de los sentimientos y perspectivas de los compañeros de trabajo.

– Desarrollar a los otros: estar al tanto de las necesidades de desarrollo del resto y reforzar sus habilidades.

– Servicio de orientación: anticipar, reconocer y satisfacer las necesidades reales del cliente.

– Potenciar la diversidad: cultivar las oportunidades laborales a través de distintos tipos de personas.

– Conciencia política: ser capaz de leer las corrientes emocionales del grupo, así como el poder de las relaciones entre sus miembros.

Destrezas sociales: Implica ser un experto para inducir respuestas deseadas en los otros. Este objetivo depende de las siguientes capacidades emocionales:

– Influencia: idear efectivas tácticas de persuasión.

– Comunicación: saber escuchar abiertamente al resto y elaborar mensajes convincentes.

– Manejo de conflictos: saber negociar y resolver los desacuerdos que se presenten dentro del equipo de trabajo.

– Liderazgo: capacidad de inspirar y guiar a los individuos y al grupo en su conjunto.

– Catalizador del cambio: iniciador o administrador de las situaciones nuevas.

– Constructor de lazos: alimentar y reforzar las relaciones interpersonales dentro del grupo.

– Colaboración y cooperación: trabajar con otros para alcanzar metas compartidas.

– Capacidades de equipo: ser capaz de crear sinergia para la persecución de metas colectivas.