APRENDIZAJE SOSTENIBLE vs APRENDIZAJE POR REPETICIÓN I

Conseguir que una niña o un niño tengan iniciativa y motivación es, además de un desafío que da sentido a la tarea docente, un trabajo de hormigas que se va realizando granito a granito. Es posible que comience con la mirada, con el reconocimiento del otro (la niña o el niño) como un ser complejo e inteligente que sí o sí evoluciona y se desarrolla adquiriendo habilidades y destrezas que le impulsen y aporten herramientas para conocer el mundo, actuar sobre él  resolviendo las situaciones que éste le presenta y en sus etapas más avanzadas, modificándolo para hacerlo más accesible o creativo. El escalón más elevado de esta destreza es el artístico, la expresión a través del arte que, irónicamente empieza en los primeros estadios de la niñez, dejándose de lado en la etapa primaria y retomándolo una vez satisfechos los aspectos sociales, económicos, etc.

Al poner en contacto un nuevo conocimiento como una forma de experimentar con el entorno y en el entorno, de lograr paulatinamente un mayor dominio de las operaciones y con la certeza de que “el fracaso” es solo un escalón más del proceso, se asegura la implicación del aprendiz y por consiguiente su motivación por saber qué sigue y a dónde lleva este nuevo modo de ver y de hacer…

La repetición, será entonces solo un recurso para mejorar el dominio de una operación,  y no una tarea sin sentido.

 

 

 

 

 

 

Anuncios