Cómo organizarnos para superar el SEGUNDO TRIMESTRE

Como todos los años, el segundo trimestre nos recibe después de las navidades, las cuales nos han relajado y por supuesto “desconectado de la atención y concentración de los exámenes”. Si a esto le sumamos los cambios estacionales, que traen días más largos y templados;  tenemos varios aspectos a los que adaptarnos para un trabajo constante, estratégico y concentrado.

El segundo trimestre es más corto, y en un abrir y cerrar de ojos se termina, por eso, es aconsejable planificar por adelantado los temas que se trabajarán durante el mismo y, con tiempo, empezar a leer y realizar los mapas mentales de los temas que podemos adelantar por nuestra cuenta. Dejando, de esta manera, para los últimos días (generalmente de exámenes) los aprendizajes que necesiten explicaciones y ayuda. Así, tendremos la mitad del trabajo asimilado con lo cual los días de evaluaciones sólo nos quedarán los repasos de ejercicios y simulacros de exámenes.

No debemos olvidar que para poder llevar esta tarea con eficacia es importante acompañar el trabajo académico con una buena gestión emocional.

Anuncios

APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO

APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO

Una imagen vale más que mil palabras…

APRENDIZAJE SOSTENIBLE vs APRENDIZAJE POR REPETICIÓN I

Conseguir que una niña o un niño tengan iniciativa y motivación es, además de un desafío que da sentido a la tarea docente, un trabajo de hormigas que se va realizando granito a granito. Es posible que comience con la mirada, con el reconocimiento del otro (la niña o el niño) como un ser complejo e inteligente que sí o sí evoluciona y se desarrolla adquiriendo habilidades y destrezas que le impulsen y aporten herramientas para conocer el mundo, actuar sobre él  resolviendo las situaciones que éste le presenta y en sus etapas más avanzadas, modificándolo para hacerlo más accesible o creativo. El escalón más elevado de esta destreza es el artístico, la expresión a través del arte que, irónicamente empieza en los primeros estadios de la niñez, dejándose de lado en la etapa primaria y retomándolo una vez satisfechos los aspectos sociales, económicos, etc.

Al poner en contacto un nuevo conocimiento como una forma de experimentar con el entorno y en el entorno, de lograr paulatinamente un mayor dominio de las operaciones y con la certeza de que “el fracaso” es solo un escalón más del proceso, se asegura la implicación del aprendiz y por consiguiente su motivación por saber qué sigue y a dónde lleva este nuevo modo de ver y de hacer…

La repetición, será entonces solo un recurso para mejorar el dominio de una operación,  y no una tarea sin sentido.