Poner oro en las grietas…

En la segunda mitad de 1400 el Shogun Ashikaga Yoshimasa gobernaba Japón, un día se le rompió el cuenco favorito donde bebía el té. No resistiéndose a perderlo, lo envió a China donde había sido fabricado para que intentaran repararlo. Después de una larga espera, le devolvieron el tazón, sin embargo… ¡qué decepción! Había sido reparado con grapas metálicas que no conseguían tener unidas a las piezas: por lo tanto, quedaba inservible para la ceremonia del té. Además la taza había perdido la gracia que la había convertido en un objeto tan apreciado por el soberano.

Yoshimasa no se rindió y ordenó a algunos artesanos japoneses que inventaran una forma de reparar la cerámica uniendo perfectamente las piezas rotas. El resultado fue sorprendente: los fragmentos fueron soldados a lo largo de las grietas con oro líquido y la taza recobró una inesperada belleza.

Probablemente sea solo una leyenda, pero la verdad es que el kintsugi – en japonés “carpintería de oro” – es desde hace seis siglos un arte original y aclamado de la restauración de la cerámica. La historia también dice que algunos coleccionistas japoneses rompieron deliberadamente cerámicas preciosas, para que fueran saldadas sus piezas rotas con el oro, tan sorprendente era el resultado y el éxito de kintsugi. El hecho es que objetos rotos y dañados pueden convertirse en verdaderas obras de arte, valoradas incluso más que cerámicas intactas, y que objetos de la vajilla destinados a la basura pueden tener una nueva vida.

El gran descubrimiento del kintsugI está en ese gesto: en lugar de ocultar el daño, se le da una nueva apariencia, no trata de arreglar un defecto, no prueba a repararlo con el fin de restituirle la perfección, sino que sencillamente transforma la pieza rota en algo diferente y completo al mismo tiempo. En la cultura del usar y tirar, aprender este arte de la restauración nos invita a frenar y parar, con calma y tomándome el tiempo necesario replantearme muchas cosas. Y no hablo sólo de cerámica, naturalmente.

Una fractura, una debilidad o un defecto puede parecer a veces imposible de cerrar, y si hacemos todo lo posible por cambiarlo u ocultarlo,  eso mismo les transmitimos a nuestras/os hijas/os, en vez de enseñarles a “repararlo con algo más valioso que la pieza antes de romperse”…..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s